Cargando...

08 enero 2009

Barook Cap 15 - Cicatrices del Pasado



Tembló, si eso ya lo saben, con ustedes el capitulo, primero del año, muchas gracias que disfruten su día!



Barook Cap 15
Photobucket



Rápido el sonido de pasos que recorría esa árida tierra, rápido el sonido de la respiración, de la piedra sólida al ser erocionada por unas botas de cuero, igual de rápido era el eco innatural que creaba una segunda figura siguiendolo, el primero transpiraba constantemente, la segunda figura contradictoriamente no, no sudaba, no se cansaba, ni tampoco apartaba una sonrisa de su rostro a pesar de la incomodidad del camino ni de el silencio incómodo que el primero había colocado en el aire...

-Hmm...dime Azaref, ¿a donde vamos?, fue el sonido destructor del silencio en esa fría noche. Sin disminuir el paso, con su agitada voz responde rápidamente, -hacia el norte, hay algo que necesito ver-. La sonrisa de Celisthia se pronuncia aún más, a la vez que escandalosamente dice -ya encontraste que quieres hacer con tu vida, hay que celebr- sin poder terminar la oracion, Azaref le dice que no, regresando al silencio que es el tercer compañero de este viaje.

Minutos más tarde, aún en este desolado paisaje, repentinamente dejan de ser los únicos dos bajo una noche sin luna, un puesto de vigilancia se encuentra al final del sendero rocoso, Azaref le indica a Celisthia que se cubra mientras piensa en una forma de poder pasar sin ser visto. Las montañas de roca a los lados son muy altas para él subir, igualmente si pudiera estar a esa altura, sería imposible que alguien lo viera, o al menos que lo viera lo suficientemente bien como para identificar sus partes "extra", aunque en ese momento, tiene una idea, y esta incluye a su compañera; Celisthia podría elevarlo a él a la altura de las rocas con sus alas, y así poder pasar inadvertido, cosa que fácilmente ella hace.

Una vez arriba, ambos comienzan a correr sigilosamente, extrañamente esta vez Azaref es el que rompe el silencio. -Realmente eres sorprendente, comenzaba a dudar que pudieras levantarme, esas alas han de valer oro, hehe- Celisthia se encuentra algo sorprendida al escuchar una broma salir de los labios de él, sin embargo decide no decir nada y evitar romper su buen humor. Finalmente se encuentran sobre la base, su paso es rápido y silencioso, su camuflaje perfecto, el único error fue pensar que ellos no tenían vigilada esa area, sin advertencia, un sonido ensordecedor de pólvora rompe el silencio mientras atravieza la pierna de Celisthia...

Celisthia cae al suelo lentamente, al momento que Azaref logra identificar al pistolero, pasa otra milésima de segundo, Celisthia está más cerca del suelo, Azaref está a su lado, otra milesima, el la toma en sus brazos, y la coloca en el suelo, conforme el soldado comienza a recargar su arma, justo al momento que termina de cargar, Azaref está a su lado, a una velocidad increíble, toma el brazo con el que tiene el arma, y lo tuerce, logrando que vote el arma, y romper su muñeca, la suelta, y con ambos brazos sujeta el pecho de él y lo lanza al suelo boca abajo, toma su otro brazo y comienza a torcerlo en su espalda, hasta que este finalmente cruje, y lo suelta...


Al momento de correr donde Celisthia, ella está sentada, de la palma de sus manos surge una energia blanca que poco a poco cura la herida en su pierna, finalmente Azaref se calma al ver eso, así que decide regresar donde el soldado, al cual levanta de la camisa fácilmente, hasta que sus pies estén en el aire, su muñeca derecha rota, su brazo izquierdo roto, su cara llena de tierra, y ahora al ver al invasor a la cara, su rostro se encuentra en un completo pánico, los ojos de Azaref están inundados de odio y un deseo de matar, cosa que se dispone a hacer, hasta que Celisthia tira a Azaref al suelo salvando al soldado, el cual cae inconciente debido a los acontecimientos y el dolor de sus extremidades.

Azaref se levanta, la mirada de odio es ahora sobre Celisthia - ¡¡¡El intentó matarte!!!, es justo que yo le devuelva el favor, ¡¡¡La vida de un perro no vale nada!!!- Celisthia lo golpea fuertemente en su rostro con su mano, - Ese hombre es inocente, el simplemente está ahí por su hijo y su mujer, ellos viven en el pueblo que está al Sur de aquí, ¡Y tú pensabas matarlo como si él fuera el culpable de esta estúpida guerra!, al terminar lo mira fijamente a los ojos, y se retira para curar las heridas del soldado.

Al terminar, Celisthia se levanta, toma a Azaref del brazo y con su sonrisa le dice -Continuemos, ¿no?- Azaref simplemente asiente con la cabeza y ambos siguen caminando hasta terminar la colina, la cual nuevamente Celisthia lo ayuda a bajarla debido a su altura, el nuevo día se acerca, así que Azaref decide esperar una nueva noche entre un grupo de árboles, no es el mejor escondite, pero es el único que puede encontrar. El silencio lo rompe nuevamente: - Lo siento, a veces olvido que el perro de guerra soy yo, suelo actuar por instinto bajo presión, no es que trate de justificarme, simplemente... bah, lo siento, no fue mi intención- Celisthia sonrie, y decide sentarse cerca de un árbol -se que sólo querías protegerme, tranquilo, mira ya está amaneciendo, mejor míralo y que no se repita- al terminar saca un poco su lengua mientras sonrie, Azaref devuelve su sonrisa y toma asiento opuesto a ella, el amanecer termina de salir, y Ashra comienza a aburrirse de estar encerrada en la daga por tanto tiempo...

Por: ArgenPhotobucket

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

 
Blogger templates created by Templates Block | Wordpress theme by Stock Charts | Modificado Por Argen