Cargando...

06 mayo 2011

Barook Cap 52 - Seres Queridos



Guess What?

Si no he abandonado el proyecto, algún día lo terminare, así me tome otros 20 años... Me imagino que algo así se dice Miura a si mismo cuando piensa en Berserk....

Enfin, capitulo.




-“¿Realmente crees que te dejará salir de aquí con vida?. ¡Si quieres salir tendrás que luchar!”

Fueron la palabras que recorrieron la mente de Gabriel, a pesar de que ella misma aún no había logrado tomar una decisión.

Rápidamente sintió el calor subir por su mano derecha, una vez más los dibujos de esta comenzaron a arder, y poco a poco, humo comenzó a salir de ellos. Gabriel, quien sigue siendo ajena a este dolor, toma su brazo con su mano izquierda, esperando que esto le ayude a apaciguar el dolor, sin embargo no lo logra.

Barook mira detenidamente la escena. Memorias confusas de ese extraño humo negro aún se mantienen en sus recuerdos, sin embargo decide observar y ver que sucede.

Finalmente Gabriel cede ante el dolor, y cae al suelo de rodillas, aún sujetando su brazo derecho. Ante ella, el humo logra condensarse en esa espada con la cual había atacado a Celisthia en dos ocasiones, y frente a ella pudo ver la silueta de ese ser que ella conocía.

-“He de admitir que me he acostumbrado a ti, ahora lucha y demuestrame que mi esencia sí existe en ti”.

Ella, aún con el dolor en su mano derecha, estira su brazo para tomar la espada. Ante los ojos de Barook, no había nada en el suelo, hasta el momento en que ella alejo su mano hacia el suelo, una gran espada se formó de la nada.

Mucho más larga que la que utilizaba Abharos tiempo atras, del mismo grosor que una espada promedio, pero de tres cuartos de la altura de Gabriel. Su empuñadura lo suficientemente larga para ser utilizada con dos manos, sin embargo Gabriel la hacia con una sola. La forma de un dragón mordiendo el filo de la misma, y al final una cadena que se conecta con la muñeca de Gabriel. Y su más importante característica, el sable del acero más oscuro jamás visto por los ojos de un humano. Gabriel se termina de poner de pie mientras observa el arma que ahora está en sus manos.

-”Veo que ya has tomado una decisión, y lamentablemente es la que no te favorece”- le dice Barook a Gabriel, quien no se ha percatado de camino que tomo con solo el hecho de tomar esa espada.

Barook comienza a caminar, rodeando a Gabriel -”Recuerdo que desde que era un humano, siempre terminaba enfrentándome a alguien que usaba una espada... por mi parte nunca pude encariñarme con un pedazo de frío acero. Mis manos, por otra parte... Son las que me han llevado a donde estoy, así que me siento más a gusto luchando con ellas, ¿y tú? ¿Vas a poner tu vida en las manos de esa espada?”

Gabriel lo mira por un momento. Su mirada realmente no demuestra nada, en este momento ella solo es una joven confundida, que no sabe que hacer, no sabe para que está aquí, ni mucho menos que hará después de salir de ahí. Al mirar a su derecha, la imagen de Celisthia la mira con detenimiento.

-”Lo que sientes en este momento es lo mismo que pasan todos los humanos, el no saber que sucederá. Es una de las cosas que todos pasamos en algún momento, pero no olvides que el motivo de la vida es encontrar el qué hacer con ella.”

Luego, mira la espada que está en sus manos, y en ella ve su propio rostro reflejado. Ve sus ojos vacíos, su cara de tristeza... Ve a la hija adoptada de un padre que no la quiere. Gabriel cierra sus ojos, y al volverlos a abrir, ve a alguien más.

Ve una joven solitaria, quien no sabe que esperar, no tiene un pasado, ni le espera un futuro, pero ve a alguien que está viva. Ve a alguien con determinación en sus ojos, se ve a sí misma, y se reconoce como un ser único por primera vez. Ve a Gabriel, no a la hija de su padre.

-”No confío en la espada que está en mis manos, confío en quien la puso ahí.”

-”Muy bien, ¿comenzamos?”

Sin siquiera dejarlo terminar de hablar, Gabriel se agacha un poco, y lanza una estocada en contra de su rival, Barook esquiva hacia un lado, tratando de sujetar el filo de la espada, aunque para su sorpresa está caliente. Aún así, continuando el movimiento que había planeado, sujeta el filo con ambas manos y trata de arrojar a Gabriel al suelo, aunque ella simplemente suelta la espada, y lanza un golpe al rostro de Barook con su mano izquierda, el golpe no es muy eficaz, pero sin duda es certero.

-”Hmmm... lo que dicen de golpes de niña no es como lo esperaba”-dice Barook al recibir el golpe, sin embargo, al no haber soltado la espada aún, acerca a Gabriel a él, para tomar su brazo y lanzarla contra el suelo, poniendo su pierna sobre su brazo y tratar de romperlo.

Gabriel recibe el golpe en su totalidad, sin embargo no por eso se da por vencida, con un rápido movimiento logra soltarse del agarre de Barook, y con unos pasos se separa de él, tomando su espada de nuevo y colocándose en una posición defensiva.

Barook se incorpora lentamente, sin importarle mucho su rival realmente. A pesar que sus manos se encuentran un poco quemadas por el filo de la espada, él no le presta mucha importancia, es momento de atacar.

Barook comienza a correr contra ella, a lo que Gabriel pone su espada al frente en una posición defensiva esperando recibir el impacto, sin embargo, solamente recibe una brisa de viento. Su cuerpo se había desvanecido en arena, tan solo para aparecer a sus espaldas, y con la misma arena, Barook creó una gruesa cola, con la cual golpea en la espalda a Gabriel. Ella poco puede hacer para reducir el daño, pero rápido se incorpora, para su sorpresa, la espada en sus manos ha cambiado a una ballesta, sin pensarlo comienza a disparar contra Barook, quien comienza a cubrirse con sus brazos.

Cada flecha que lo golpea, se convierte en humo, el cual regresa al brazo de Gabriel, lo que en un principio era un pequeño dolor, comienza a incrementar más y más, hasta que finalmente ella no lo soporta y cae de rodillas una vez más. Para su sorpresa, las marcas en su brazo parecen haberse expandido y su brazo luce más oscuro.

Ella cierra los ojos por un momento.

Al abrirlos, puede ver el rostro de Barook frente al suyo, Él la tiene agarrada del cuello mientras la observa un poco, Gabriel rápidamente golpea su frente contra él, a lo que Barook la suelta involuntariamente, dándole la espalda a Gabriel por un momento.

-”¡Ahora es cuando!”- Resuena en la cabeza de Gabriel, acto seguido, corre contra Barook mientras la espada se materializa en su brazo derecho. En el momento que la punta de la espada está por tocar la espalda de Barook, Gabriel se detiene, todo su cuerpo queda inmóvil.

Barook logra reponerse un poco del golpe, y en su confusión golpea a Gabriel con su cola, alejándola de él, seguido su cola se desvanece y comienza a recuperar la postura.

Gabriel una vez más comienza a abrir los ojos antes de ponerse de pie. Frente a ella Celisthia la mira detenidamente.

-”No te dejaré matarlo... ¡no lo perderé de nuevo!”


Por:Argen

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

 
Blogger templates created by Templates Block | Wordpress theme by Stock Charts | Modificado Por Argen