Cargando...

02 febrero 2009

Barook Cap 18 - David



Señoras y Señores, hoy voy a hablar de mi... y hoy es el día que perdí mis visitas...

Bueno es para adornar la entrada con algo mas, recientemente descargue Secrets of Mana en el wii, y que bueno, me trae buenos recuerdos, soy fanático de la saga mana, y este juego junto con Seiken Densetsu 3 son los mejores a mi parecer, una lastima de hecho que leyendo descubrí que la 4 parte, Dawn of mana, es una completa basura, que ni tiene elementos rpg, no niveles, no equipo, y en si apesta solo pensar en eso, por que la Square ama tanto a sus fans y nos da cada año mas continuaciones mediocres... en serio donde esta ese DreamTeam que nos dio Chrono Trigger años atrás... por algo es que soy retro gamer a veces y retomo mi emulador de Snes..

Photobucket
Barook Capitulo 18

La sangre de varios cuerpos se encuentra deslizando por el suelo, cubriendo más terreno, expandiéndose; un mar de dolor que se seguirá expandiendo por muchos años más, talvez infinitamente, pero este pequeño charco, refleja el fuerte ataque de una espada hacia un hombre con cuernos y cola...

Cuando está lo suficientemente cerca, Abharos materializa su espada, la misma que ya ha herido a Azaref anteriormente, y desliza un ataque lateral contra él, pero esta vez es diferente, Azaref ha sacudido el miedo que lo atrapaba minutos atrás, y ya no está confundido como la primera vez, ahora es diferente, así que con su brazo puede cubrir su ataque, fue una buena idea recoger esa armadura para el brazo en aquel bosque...

Abharos no pestañea, retira su espada, y lanza un nuevo ataque en otra dirección, Azaref nuevamente lo bloquea, lo cual lo enoja, y comienza a lanzar muchos ataques sin descanso, Azaref comienza a moverse hacia atrás mientras bloquea algunos, esquiva otros, se nota el enojo de Abharos, su cara está completamente seria, sus ojos centrados en él, no puede pestañear, y estar atento a cualquier oportunidad. Abharos comienza a sonreír mientras lo mira, sin bajar el ritmo en ningún momento le grita: -¡Hey!, no eres tan malo monstruo, será una lastima acabarte, esto se está poniendo divertido, no me decepciones!!- y al decir las ultimas palabras, empuja la espada con una mano sobre el filo, la fuerza extra logra alejar a Azaref unos metros, pero sólo fue un empujón, así que no provoco ningún daño en él.

Bien, bien, bien...no estamos mal, ¡nada mal!-dice, mientras mueve su espada en círculos, su mirada se ve mas confiado, disfrutando la pelea, Azaref sigue concentrado, con las piernas estiradas, su espalda algo inclinada, y sus brazos colgando; la defensa siempre ha sido su especialidad, el derrotar al enemigo con su propio poder, aunque esta no es una pelea que se cree capaz de ganar, Abharos no es para nada como muchos de sus adversarios del pasado.

Sin mas descanso para pensar, Abharos se lanza de nuevo al ataque, igual que antes, comienza a atacar con su espada en diversas direcciones, pero esta vez Azaref toma su brazo derecho con su mano derecha, y aprovecha el impulso del ataque para torcerse y tomarlo por la espalda, una llave simple pero efectiva, sin embargo Abharos no es un novato, y de una risa, su espalda comienza a brillar, y su cuerpo se desvanece en el suelo justo debajo de ellos, Azaref está desconcentrado, y en ese minuto de confusión, por su espalda aparece Abharos nuevamente, y de una fuerte patada tumba a Azaref al suelo..

Azaref se vuelve, pero Abharos ya tiene su espada sobre él, de un rápido movimiento de su cola logra desbalancear su espada, la cual cae al suelo, el se incorpora, y Abharos lo toma del cuello al momento que termina, comienza a levantarlo hasta que sus pies flotan en el suelo, y con la misma sonrisa que ha mantenido toda la pelea le dice -muy mal hecho monstruo, eso fue una muy mala idea- y se queda viendo la expresión de Azaref asfixiándose, la presión de su mano es increíble; bueno, recuerda la facilidad con la que Celesthia lo levanto a él, no es nada de extrañar; comienza a patear el estómago de su rival lo mas fuerte que puede, aunque parece no tener efecto alguno, sus fuerzas se desvanecen cada segundo, hasta que una nube de tierra aparece frente a sus ojos, golpeando a su rival, y liberándolo de la fatal presión a su cuello, Azaref cae en el suelo, al igual que Abharos, solo Ashra continúa de pie, observando con una determinada mirada a Abharos, el cual comienza a reír el momento que la ve, y dice en voz baja: -Hoy es un excelente día...



Por:ArgenPhotobucket

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

 
Blogger templates created by Templates Block | Wordpress theme by Stock Charts | Modificado Por Argen