Cargando...

18 febrero 2009

Barook Cap 20 - Sirvientes de la Muerte



Buenas noches, por que noches? por que estoy creando esta entrada de noche, ha!

Bueno se que esta entrada no es de mucho interes pero igual debe existir, capitulo 20, que pasara con Abharos, con los espectros que comenaron a aparecer ante sus ojos?, Se podra Salvar Azaref?

Por Cierto esta es la venganza espiritual de Francis(para los que han leido)
Photobucket

Los extraños seres continuaban levantándose del suelo, agarrando las piernas de Abharos, tratando de jalarlo abajo, de llevárselo con ellos a la tierra infernal donde demonios y demás criaturas bizarras habitan, el infierno parecía quererlo a él y no pensó dos veces antes de enviar a sus sirvientes a llevárselo, fue una de las pocas veces en que Azaref vio a Abharos aterrado del miedo.

Sin embargo, la escena no ocurría simultáneamente desde los ojos de Azaref, para él, Abharos se encontraba aterrado de su propia sombra, repentinamente dejo de moverse, y con una mirada de pánico veía a todos lados a la vez que atacaba el suelo bajo sus pies, sus alas se expandían y la energía de su sable incrementaba cada segundo; Azaref estaba aterrado de ver la capacidad destructiva que él podía tener, sin embargo no era tonto, ya que noto que este descabellado ataque de locura le brindo mucha suerte, ya que repentinamente el ángel ya no lo buscaba a él, así que Azaref aprovecho el momento y corrió, él era un hombre que no escapaba de una batalla, pero sería un imbécil al no hacerlo.

Sin embargo, bajo los ojos de Azaref el infierno seguía abierto, y sin importar cuantos espectros eliminara seguían apareciendo más, estaba gastando toda su energía, y sin embargo, la visión frente a sus ojos se mantenía igual, maldecía miles de veces, atacaba incontables enemigos, y nada parecía acabar. Finalmente Abharos cayo al suelo y quedo inconsciente, temía que los espectros se lo llevarían, pero su cuerpo no podía hacer nada al respecto, y sin darse cuenta ya estaba dormido...

Azaref seguía huyendo, esa batalla definitivamente había sido la más difícil que nunca tuvo, y no podía evitar sentirse agradecido con las fuerzas invisibles que le han dado esta oportunidad, hasta parece un chiste cruel de la dama suerte, ayudando al demonio y no al ángel, o hace un tiempo a un simple humano que le parecía tener rencor.
-¿Qué diablos fue eso?- grita Azaref a su compañera, corría tan veloz que de no gritar el viento se llevaría el sonido - No tengo idea, ese estúpido parece no aguantar su propia mente mientras batalla, estuvo inestable toda la pelea, no supe para que hace las cosas ni porque, su cabeza es todo un caos-;Azaref pensó lo irónico que el mundo se ha vuelto, los ángeles son seres caóticos, definitivamente muchos hombres de religión se deben de revolcar en sus tumbas...

Treinta minutos más tarde, finalmente Azaref se detuvo, encontrando una cueva decidió entrar, aprovechó algunas rocas y ramas para disimular su entrada, y se dedico a descansar y que sus heridas se recuperaran, por primera vez en todo este tiempo, el estaba cansado.


¡Azaref! jefe despierte, nos informan que las tropas se han comenzado a mover!- Grita un soldado de bajo nivel, su nombre es Shaid, es el encargado del correo y los mensajes, muchos en el ejercito suelen hacer bromas con él, es el típico muchacho delgado con poca fuerza que el ultimo lugar en el que debería de estar es en una base del ejercito, pero al mundo le gusta jugar bromas y ahora él se encuentra aquí.

Ya te escuche, diablos, no puede uno descansar nada, además ¿cuántos días les tomará a ellos llegar aquí?- murmulla Azaref mientras se levanta, un hombre alto, cabello largo, oscuro, ojos azules contrastando su cabellera, buena forma, soldado innato, viste ropa sencilla para dormir, pero en poco tiempo se encuentra listo, con su armadura de cuerpo entero, escudo y una espada, sin su casco, y frente de su pecho, el emblema del reino del sur.

Sale de su tienda al fin, y el soldado que lo llamaba minutos atrás está frente a él, con una mirada seria, no muy acorde a su apariencia, Azaref toma el papel que él sostenía en la mano, y le da la seña para que se retire, comienza a leerlo mientras se mueve por la base, la cual se encuentra formada por varias tiendas, y una torre de vigilancia, una base bastante improvisada, pero muy de acuerdo a la guerra inesperada que ellos comenzaron a vivir.

Finalmente termina de leer y guarda la nota, seguidamente comienza a gritar para que todos sus hombres lo escuchen...

Dejen sus deberes y preparen armas, el enemigo está a un día de distancia, y los altos rangos nos mandan a prepararles una sorpresa, espero que hayan disfrutado la fiesta que ha sido todo esto hasta hoy, por que aparentemente las cosas comenzaran a ponerse serias!


Por:ArgenPhotobucket

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada

 
Blogger templates created by Templates Block | Wordpress theme by Stock Charts | Modificado Por Argen